Dom. Jul 21st, 2024

Mirada severa detrás de sus lentes y su máscara FFP2, suéter azul marino decorado con una placa azul-blanco-roja en el hombro, guantes negros… El 21 de septiembre de 2022, Mario Alfredo Sandoval parece haberse puesto un uniforme de policía francés para comparecer ante el tribunal de Buenos Aires, donde es juzgado por el secuestro y tortura de un estudiante durante la dictadura argentina, en 1976. Es una de las primeras veces que este ex policía argentino habla en público. “Soy un defensor de los derechos humanos, él declara. Fue en esta calidad que participé como observador en el conflicto colombiano y que el gobierno francés me pidió que interviniera para la liberación de Ingrid Betancourt. »

Lea también la entrevista: Artículo reservado para nuestros suscriptores Sophie Thonon-Wesfreid: «El caso Mario Sandoval ha hecho avanzar la jurisprudencia en Francia»

Este hombre acusado de haber sido torturador presuntamente ayudó a Francia a intentar rescatar a MMí mismo ¿Betancourt, rehén de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) entre 2002 y 2008? Sus declaraciones -explosivas- no provocaron reacciones en París, ni en el Elíseo ni en la Farnesina. Sin embargo, Mario Sandoval, que será condenado a quince años de prisión en diciembre de 2022 -entonces interpuso recurso de apelación-, alega que actuó «con todo el equipo y apoyo» autoridad.

Preguntado por El mundoDiplomáticos franceses involucrados en conversaciones de paz en Colombia o por la liberación de los franco-colombianos niegan haberse reunido con estos últimos durante estas negociaciones. “Sandoval, lo escuché como uno de los nombres que circulan en el movimiento colombiano, pero nada más”, explica Pierre Vimont, jefe de gabinete de tres ministros de Asuntos Exteriores sucesivos. Dominique de Villepin, ministro de 2002 a 2004, dice no conocerlo. Lo mismo para Bernard Kouchner (2007-2010). “Tal vez me hablaron de él, pero como un personaje que andaba por los suburbios”dice por su parte Daniel Parfait, ex embajador en Bogotá (2000-2004), director de las Américas en el Quai d’Orsay (2004-2008) y compañero de la hermana de Ingrid Betancourt.

Un reputado líder sanguinario

¿Qué papel jugó este hombre con currículum como simple profesor interino en varias universidades públicas y privadas francesas en el asunto Betancourt? Una certeza: conoce bien Colombia. Para medir cuánto, tenemos que ponernos en el contexto de finales de los 90. Este país estaba entonces en llamas y derramamiento de sangre. Una guerra que no dice su nombre provoca secuestros, atentados, masacres y tráfico de drogas y armas. Los paramilitares de extrema derecha de las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC) son responsables de la mayoría de los asesinatos con la complicidad del ejército. Frente a ellos, la guerrilla marxista de las FARC y los guevaristas del Ejército de Liberación Nacional.

Todavía tienes el 88,91% de este artículo para leer. Lo siguiente es solo para suscriptores.