Mar. May 21st, 2024

“Esta es una historia real”. Mi reno de peluche es la serie del momento, un fenómeno que nadie ha visto venir. Las recomendaciones de boca en boca han convertido a este drama británico de siete episodios en un éxito global que ya suma más de 16 millones de visualizaciones y es la serie más vista de Netflix en más de 38 países, según los datos que publica la propia plataforma. Creada y protagonizada por el humorista Richard Gadd, se trata de una impactante historia de acoso y abusos sexuales que se vuelve más escalofriante al saber, como anuncia la serie en el primer episodio, que está basada en las propias experiencias de Gadd.

Como ha explicado su creador, para la ficción, basada en un monólogo homónimo (su título original es Baby Reindeer), ha alterado algunos hechos y la cronología de lo sucedido. También ha cambiado los nombres de los personajes que aparecen y algunas de sus características. Ni siquiera el protagonista, que interpreta él mismo, tiene su nombre y en la ficción se llama Donny Dunn. Su acosadora ha recibido el nombre de Martha y está encarnada por Jessica Gunning. Avanzada la serie, aparece un nuevo personaje clave, llamado Darrien e interpretado por el actor Tom Goodman-Hill, un guionista al que el protagonista conoce en el festival Fringe de Edimburgo y que aprecia su trabajo, le da consejos y se ofrece a ser algo así como su mentor. Pero que en realidad se aprovecha de su poder para drogarlo y violarlo en reiteradas ocasiones.

El éxito de la serie ya tiene consecuencias en la vida real. En la era dorada del true crime, cuando el contenido sobre casos reales inunda y se sitúa reiteradamente entre lo más visto de las plataformas, algunos espectadores han decidido tratar de desentrañar quiénes son las personas reales que se esconden tras los personajes de ficción. Las pesquisas de esos detectives aficionados han señalado a personas reales que han tenido en algún momento contacto con Richard Gadd, llegando incluso al acoso, con lo que, de alguna forma, estaban cayendo en lo que la propia serie denuncia. Gadd publicó el lunes un mensaje en Instagram pidiendo que parase esa persecución: “Personas que quiero, con los que he trabajado y admiro (incluyendo Sean Foley) están injustamente atrapadas en medio de la especulación”, decía el mensaje. “Por favor, no especuléis con quiénes podrían ser las personas reales. Esa no es la intención de nuestra serie”.

Tom Goodman-Hill interpreta a Darrien en ‘Mi reno de peluche’.Courtesy of Netflix

Sean Foley, el hombre que menciona en el mensaje, es un guionista, actor y director que también compartió el martes el mismo mensaje en su cuenta de X. Poco después, en otro mensaje comunicó que había informado a la Policía y se estaban investigando las difamaciones y amenazas que estaba recibiendo, investigación que ha confirmado las propias fuerzas de seguridad. Algunos espectadores le habían señalado por tener un perfil profesional y características físicas parecidas a las del personaje.

Las especulaciones también se han extendido a la mujer detrás del acoso a Gadd. En la ficción se explica que se trataba de una acosadora en serie, lo que ha llevado a algunos internautas a buscar en los medios posibles nombres que coincidieran con las características de este caso. En una entrevista en Los Angeles Times, la actriz Jessica Gunning, que interpreta a la acosadora Martha, explica que ni Richard Gadd le habló sobre la persona real ni ella preguntó cómo era. “No estoy haciendo una imitación de ella en la serie, estoy haciendo mi interpretación del personaje que ha escrito, y siento que lo enturbiaría demasiado porque eso no es lo que es. Todo está contando desde el punto de vista de Donny y está basado en una historia real. No encontré útil saber demasiado sobre la persona porque Martha es un personaje”, dice la actriz.

Jessica Gunning, como Martha, en el cuarto capítulo de 'Mi reno de peluche'.
Jessica Gunning, como Martha, en el cuarto capítulo de ‘Mi reno de peluche’.– (Ed Miller/Netflix)

El creador y protagonista se ha referido en varias entrevistas al juego entre realidad y ficción que establece la serie. “Es emocionalmente 100% verdadero”, dijo en Variety. “Todo se ha tomado prestado de casos que me sucedieron a mí y de personas reales que conocí. Pero, por supuesto, no se puede contar la verdad exacta por motivos tanto legales como artísticos. Hay que tomar ciertas protecciones, no puedes copiar la vida de otras personas y ponerla en la televisión. Obviamente, éramos muy conscientes de que hay algunos personajes que son gente vulnerable y no queríamos complicarles más la vida. Así que tienes que cambiar cosas para protegerte y proteger a las otras personas”.

Puedes seguir EL PAÍS Televisión en X o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites

_