Dom. Jul 21st, 2024

El delegado del Medio Ambiente de Madrid, Borja Carabante, informó este miércoles en los grupos de oposición que seguirán todos los casos igualados al Retiro, cerrado en pleno ante las adversas situaciones meteorológicas. Se encargará, eso sí, “un estudio de especialistas externos para analizar los riesgos de cada una de las especies de arboles”, que se espera permita sectorizar el parque por niveles de riesgo y acometer cierres parciales. Además, se han hecho tres ligeras matizaciones al protocolo de cierre: se podrá acceder a la biblioteca y la sala de fiestas parque florida media hora tras levantar la alerta roja en el lugar de las dos horas del margen que establece el plan, se solicitará a la Agencia Nacional de Meteorología (Aemet) que actualice su previsión una hora antes de crear la alerta y elaborará protocolos individualizados para la otras zonas verdes históricas y singulares ―la actual se creó para El Retiro, pero se aplica al Capricho, la rosaleda del parque del Oeste, Juan Carlos I y Juan Pablo II, Quinta de Fuente del Berro, de los Molinos y Torre Arias ; y el parque lineal de Manzanares―. Para la oposición, que ha ordenado que se revisen las sombras y que solo se cierren las zonas más peligrosas de accidentes, estas medidas son «insuficientes». La junta asesor del arbolado, formada por ustedes son expertos y creada entre la borrasca Filomena, no ha sido consultado en ningún momento.

Así, tal y como prometió en una primera ronda de contactos la semana pasada para «flexibilizar» el protocolo, Carabante se reunió a estas horas con los grupos municipales de comunicación que los técnicos municipales decidieron sobre sus propuestas y se las remitieron a estos «no fri del todo mal». ”. A la ciudad, presidida por Carabante, acudieron la nueva delegación de Limpieza y Zonas Verdes, José Antonio Martínez Páramo; el director de Gestión del Agua y Zonas Verdes, Francisco Muñoz; y los concejales José Luis Nieto (Más Madrid), Antonio Giraldo e Ignacio Benito (PSOE) e Ignacio Ansaldo (Vox).

La propuesta principal, sectorizar El Retiro para no cerrarlo al completo, se ha quedado en el aire. Carabante no lo solicitó, pero afirmó que antes de ponerlo en el mercado se debe realizar un estudio externo del árbol de El Retiro para determinar qué especies son las más propensas a correr, por lo que «demorará unos meses más en el mercado» y sólo si se aprobará con el visto bueno técnico y con el aval unánime de los grupos. Así, la queda de verano, la situación seguirá siendo prácticamente la misma, la zona verde se cerrará cuando se superen ciertas sombras de vida y calor, pero con acceso horario y media antes a una parte del ocio pasado el peligro. Para Benito, las citas «decepcionantes» han sido. “Sperábamos poco y nos han dado prácticamente nada”, continúa, para incidir en que los umbrales de cierre, que consideran demasiado estrictos, “deben ser revisados”. “Dos personas han muerto en 10 años, un porcentaje ínfimo frente a los miles de visitantes que tiene el retiro y el centenar de personas que mueren de calor en sus casas por no tener acceso al aire acondicionado”, critica la ejecutiva del PSOE.

En la primera reunión, Más Madrid propuso planes para cada uno de los parques y la balización de áreas potencialmente peligrosas. Vox también mostró partidario de delimitar zonas, al tiempo que reivindicó un «mantenimiento correcto y exhaustivo para evitar en lo posible accidentes». El PSOE, por su parte, ha dado instrucciones para que se mantengan abiertos los accesos a la biblioteca y al parque de Florida cuando se cierre el parque y se solicite que se vean los paraguas y que fuera el consejo asesor del arbolado aquí está la decisión final. Segun critica a Ignacio Benito, este órgano consultivo y sin retribución, creado en 2021 entre el desastre de Filomena Y formado por ustedes son ingenieros y arquitectos, no se ha reunido para tratar el tema.

“Cuando si yo creé el protocolo no existe y es un compuesto por expertos, ahora sí. Pedimos que el Ayuntamiento ponga en manos de los que más saben de los árboles tal decisión, que no seamos los políticos los que decidamos, sino los expertos”, pide Benito. “Al final se recogieron algunas ideas, pero no las más importantes, que es que hay que revisar y actualizar a fondo el protocolo y resumir en opinión de los expertos del consejo asesor”, apunta la consultora del PSOE.

Lo que más llama la atención es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.

suscribir

Uno de sus amigos, el arquitecto y especialista en patrimonio Jaime Tarruell, confirmó a esta revista que no expresó su opinión. “No hemos convocado, pero preguntamos cuándo quieren y solo les preguntamos lo que les gusta”, se quejó Tarruell, que mostró un partidario de “un término medio”, que pasaría “abierto con condiciones”, a balizar por zonas y por dibujar un plano para este parque porque “no todos son iguales, los hay recientes y los hay complicados como El Retiro, con árboles añosos, nacido y modificado por zonas, que es BIC…”. Este arquitecto, que asesoró al Ayuntamiento en la recuperación del parque del Capricho, creía que el factor de mayor riesgo es el viento y no el calor. “En el ayuntamiento se realizó un estudio sobre los efectos del calor extremo y prolongado, que altera la lignina ―la unión entre las fibras de celulosa― y producen desgarros, ma yo lo he pedido y no he ve never seen”, añade. “En Madrid hay un árbol como un peligro y seguro que la medicina se lo lleva. Me gustaría que se informara del número de farolas que se caen, de cornisas, de carteles, de macetas… y no se quitan”, reflexión en voz alta, para incidir en las contradicciones: “En verano hay 35.000 personas en el Botánico , que pagan entrada y no cierra”.

Hay muchas voces que encuentran mayor flexibilidad en el protocolo. Otro de ellos es el de Juan García Vicente, portavoz de Ecologistas en Acción de Madrid y miembro de la Mesa del Árbol, un espacio municipal participativo y divulgativo nacido en 2015 para hablar del espacio verde madrileño, que lo considera “muy rígido” y con “restricciones muy severas”, máxima en un contexto de crecientes consecuencias del clima climático en el que los parques podrían implementar los refugios naturales climáticos.

“No siento que la gente pueda ir al verano por Guadarrama y la Casa de Campo, pero tampoco por el Retiro”, apunta. A su juicio, “los árboles del Retiro están muy observados”, forma que se pueden “acotar los más susceptibles de causar problemas” y “modificar y Adaptar el protocolo por consentimiento de todos los partidos”. “El riesgo ceró no existente”, recuerda García, para señalar que el protocolo está “estropeado y fosilizado” por las dos muertes registradas en el parque.

Cuando El Retiro cierra

El protocolo antes de pronosticar condiciones climáticas excepcionalmente adversas, aprobado con el Gobierno Municipal de Manuela Carmena (Ahora Madrid) en funcionamiento en 2019, es un semáforo de cuatro niveles, que va del verde al normal hasta el rojo, el máximo, que implica el cielo de los parques y la suspensión de accidentes actividades de prevención. Los distintos niveles se activan según las previsiones facilitadas el día anterior por la delegación de Madrid de Aemet. Este protocolo asumió la resistencia del primer plan, puesto en marcha en mayo de 2016 y que preveía el cierre ante neufos de más de 85 kilómetros. Con la corriente, los parques echan la llave con rachas de 55 kilómetros se hace más de 35° y de 65 si la temperatura es más baja. El primer nacimiento entre la muerte de un hombre de 38 años en 2014, el segundo, entre la edad de un hijo en 2018. No ha vuelto a haber heridos ni fallecidos desde entonces.

Este miércoles, el nivel del semáforo, que se puede consultar en el geoportal del Municipioes verde, apertura total, pero el lunas amarillas, lo que implica restringir el acceso a los Jardines de Cecilio Rodríguez y las áreas de juegos infantiles, de mayores y deportivas. En el año que va, la alerta roja se ha decretado en cinco ocasiones, la última, el domingo 25 de junio, en pleno calor. En las cuatro previas se registraron 13 incidentes: dos árboles caídos y 11 ramas déprendidas. El año pasado se activó en 11 ocasiones, en las que hubo 17 mástiles caídos, 123 líneas rotas y mástiles rotos en la parte trasera por riesgo de caída (142 incidencias en total).

Registrate aquí Nuestro boletín diario sobre Madrid.