Dom. Jul 21st, 2024

Fue una figura clave en la historia peruana, y entre la izquierda latinoamericana, una figura casi icónica, un taita –padre, en quechua– animado por sus decisivas batallas por el acceso a la tierra campesina en la década de 1960, ante los gritos de «la tierra o el fallecido «. Hugo Blanco, un incansable activista con múltiples vidas, falleció el domingo 25 de junio en Suecia, donde viven dos de sus hijos, a la edad de 88 años.

Criado en un pueblo de los Andes, Hugo Blanco nació en 1934 en la provincia de Paruro (región de Cuzco, sureste) en una zona rural, de padre abogado y madre pequeña terrateniente. Fue un líder campesino al frente del movimiento social más importante del siglo XX.Y siglo a favor de la reforma agraria, preso, luego exiliado político, defensor del medio ambiente y de los derechos de los pueblos indígenas.

En 1954, a los 20 años, partió para estudiar agronomía en Argentina, donde se acercó a los círculos trotskistas. A su regreso al Perú a fines de la década de 1950, se afilió al Partido Revolucionario de los Trabajadores, pero se sentía más cercano a los campesinos que a los trabajadores. “Son la vanguardia, de ellos debe partir la revolución”, nos confió en 2015 en Cuzco, vestido con su eterno sombrero de paja y su ojotas (sandalias tradicionales), su rostro jovial enmarcado por una larga barba blanca impecablemente cuidada.

El «Che Guevara peruano»

En esta mitad del siglo XXY siglo, los campesinos trabajaban por salarios de hambre, a veces en una situación cercana a la esclavitud en el bienes, grandes fincas, para hacendados, terratenientes que toman posesión de las tierras más fértiles del país. Una estructura agraria heredada de la época colonial y que, en la década de 1960, estuvo al borde de la implosión. «El racismo, los malos tratos, las violaciones estaban a la orden del día en las haciendas», dijo Hugo Blanco.

Cuando estalló la revuelta en el sureste del país, Hugo Blanco fue allí y se unió al sindicato de campesinos de Chaupimayo, en la provincia de Convención, en la región de Cuzco, que iba a ser el foco de la protesta. En 1962 asumió como secretario general de la federación de trabajadores campesinos del departamento. Comienza un fuerte golpe. Inicialmente, el motín pretendía sacar a la luz los abusos de hacendados, luego se concentra en “tomar la tierra”.

Hugo Blanco es el encargado de organizar las autodefensas armadas contra la represión del gobierno militar. Durante un tiroteo en una comisaría, evita por poco una bala y mata a un policía. Fue hecho prisionero en mayo de 1963. Procesado por asesinato, evitó la pena de muerte gracias a una campaña internacional, en la que participaron Simone de Beauvoir y Jean-Paul Sartre. En Europa, se llama el “Che Guevara peruano”.

Todavía tienes el 40,21% de este artículo para leer. Lo siguiente es solo para suscriptores.