Dom. Jul 21st, 2024

“Pornhub, Stripchat y XVideos cumplen los requisitos para caer bajo las estrictas obligaciones impuestas por la DSA”. Así ha anunciado hoy Thierry Breton, el comisario europeo de Mercado Interior y Servicios, la inclusión de tres grandes portales de contenidos pornográficos en la lista de empresas sujetas al Reglamento de Servicios Digitales (DSA), la normativa comunitaria que pretende proteger mejor a los consumidores y sus derechos fundamentales en línea luchando contra contenidos ilícitos, además de proporcionar más transparencia y garantizar un “mercado único y uniforme en la UE”.

Los tres portales porno se suman a la lista de 19 grandes plataformas identificadas en agosto por Bruselas, todas ellas con más de 45 millones de usuarios en todo el territorio de la UE. Entre ellos se cuentan las principales redes sociales (Facebook, Instagram, TikTok, Snapchat, YoutTube o X), pero también portales comerciales como Amazon, Zalando o AliExpress y herramientas como Google Maps o Bing.

Las webs escrutadas por la DSA deben tener en marcha dispositivos que les permitan señalar y retirar contenidos ilegales de manera rápida. Para que eso sea posible, deben contar con herramientas para que los usuarios puedan alertar de manera sencilla de los contenidos ilícitos que vean. También deberán luchar contra la desinformación, aplicando si es necesario medidas de mitigación, o proteger a menores y luchar contra la violencia de género. Asimismo, se les exige ser más transparentes y proporcionar un mejor sistema de rendición de cuentas.

“La pornografía infantil, el ciberacoso y las revueltas en todo el planeta han demostrado el papel que los espacios digitales poderosos, pero no regulados pueden tener en nuestras vidas”, recuerdo Breton el pasado 25 de agosto, cuando la Comisión publicó el nombre de las 19 webs sujetas al escrutinio de la DSA. La lista se completa hoy con sitios web específicamente dedicados a la pornografía.

En caso de incumplimiento de las nuevas normas, las plataformas se exponen a sanciones que pueden llegar a multas de hasta el 6% de su facturación mundial. En el caso de las plataformas “deshonestas” que se nieguen a cumplir obligaciones importantes, “y pongan así en peligro la vida y la seguridad de las personas”, también se podrá, como último recurso, solicitar a un órgano jurisdiccional la suspensión temporal de su servicio, tras la participación de todas las partes interesadas, señala la Comisión.

Puedes seguir a EL PAÍS Tecnología en Facebook y X o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.