Mar. Jul 16th, 2024

El Parlamento Europeo ha concedido el Premio Sájarov a Jina Mahsa Amini, la joven kurda de 22 años muerta bajo custodia policial en Irán el año pasado y cuyo caso prendió la llama de las protestas por los derechos y las libertades en Irán. Junto a Amini, la Eurocámara galardona también con su premio a la libertad de conciencia al movimiento Mujer, Vida y Libertad iniciado tras su muerte. El caso de Amini, que fue detenida por la Policía de la Moral en Teherán porque el hiyab o velo islámico no le tapaba el cabello, tal como requiere la ley iraní, inició una oleada de protestas que todavía hoy pervive, pese a la represión creciente del régimen iraní.

“El brutal asesinato de Mahsa Amini se ha convertido en un momento crucial”, ha recalcado la presidenta del Parlamento Europeo, Roberta Metsola. “Ha activado un movimiento liderado por mujeres que está siendo histórico. El mundo ha oído el grito de Mujer, Vida y Libertad, que se ha convertido en un lema para los que defienden la igualdad, la dignidad y la libertad en Irán”, ha anunciado este jueves.

Amini y las mujeres que luchan por la libertad en Irán habían sido propuestas al galardón por el Partido Popular Europeo. Socialdemócratas y liberales han respaldado la candidatura. La joven fue detenida por violar las reglas de vestimenta que impone el régimen. Según la interpretación iraní de la sharía o ley islámica, las mujeres están obligadas a cubrirse completamente el pelo y llevar ropa larga y holgada.

Los efectos de las protestas por la muerte de Amini, originaria de la ciudad de Saqez (en el oeste de Irán, predominantemente kurda) perviven. Las manifestaciones provocaron una oleada de represión en la que murieron cientos de personas. La situación para la defensa de los derechos humanos en Irán es crítica. A principios de este mes, organizaciones de activistas acusaron a la Policía de la Moral de golpear a una joven de 16 años en el metro de Teherán, después de que se difundieran imágenes de cámaras de seguridad de cómo la sacaban de un tren.

El premio lo otorga el Parlamento Europeo a personas y grupos que defienden la libertad de pensamiento y los derechos humanos. Su nombre rinde homenaje al físico soviético, disidente político y premio Nobel de la Paz de 1975, Andrei Sájarov.

Los otros finalistas para 2023 eran la abogada Vilma Núñez Escorcia y el obispo Rolando José Álvarez Lagos, de Nicaragua, y tres mujeres que luchan por el aborto legal, seguro y gratuito: la polaca Justyna Wydrzynska, la salvadoreña Morena Herrera y la estadounidense Colleen McNicholas.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.

Suscríbete

Sigue toda la información internacional en Facebook y X, o en nuestra newsletter semanal.