Mar. Jul 16th, 2024

El gobernador de Florida, Ron DeSantis, tira la toalla. El candidato republicano se ha visto impotente para frenar la pujanza de Donald Trump y ha anunciado en un vídeo su retirada de las primarias para las elecciones presidenciales. Su nombre aún aparecerá en las papeletas de Nuevo Hampshire, pero su campaña ya es historia y su futuro político, una incógnita. Tal vez vuelva a intentarlo en 2028. Por ahora, recomienda votar a Trump, en lo que tiene algo de humillación después de que el expresidente le haya insultado, puesto motes y despreciado.

“Hoy suspendo mi campaña. Estoy orgulloso de haber cumplido el 100% de mis promesas y no voy a parar”, afirma en el vídeo del anuncio de su retirada. “Ahora, tengo claro que la mayoría de los votantes de las primarias republicanas quieren darle otra oportunidad a Donald Trump”, añade. “Trump es superior al actual titular, Joe Biden. Eso está claro. Firmé un compromiso para apoyar al candidato republicano y cumpliré ese compromiso. Tiene mi respaldo porque no podemos volver a la vieja guardia republicana de antaño, una forma reenvasada del corporativismo recalentado que representa Nikki Haley”, señala.

Mote retirado

DeSantis recomienda el voto así para un candidato que le llamó mojigato y santurrón con sus motes: Ron DeSanctimonious y Ron DeSanctus. Trump le atacó diciendo que era desleal, que no sabía ni pronunciar su nombre y que necesitaba un trasplante de personalidad, entre otras lindezas. Trump y su equipo se han burlado de él por llevar alzas en los tacones para parecer más alto y por cada patinazo que daba. Este domingo, durante una parada de su campaña en Manchester, a Trump le han preguntado si iba a seguir usando el mote de Ron DeSanctimonious: “Ese nombre está oficialmente retirado”.

“Acabamos de recibir la noticia de que uno de nuestros oponentes, una persona muy capaz, abandona la carrera: Ron DeSantis. Y Ron está abandonando y, al hacerlo, nos ha apoyado”, ha dicho Trump entre vítores, antes de dirigirse a un mitin multitudinario en Rochester. Allí, en un teatro abarrotado, con centenares de personas en la calle sin poder entrar, Trump ha dicho que DeSantis “hizo una campaña realmente buena”.“Pero como saben, dejó la campaña hoy a las 3 de la tarde. Y al hacerlo, fue muy amable, y me respaldó, así que aprecio eso”, ha añadido, elogiando también a la mujer del gobernador de Florida.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.

Suscríbete

Por su parte, Nikki Haley se ha referido a la retirada de su rival en un acto en Seabrook: “Nos acabamos de enterar de que Ron DeSantis ha abandonado la carrera. Ha hecho una gran carrera, ha sido un buen gobernador y le deseamos lo mejor. Dicho esto, ahora queda un tipo y una dama”, en referencia a Truump y ella misma.

La retirada de DeSantis se produce a solo dos días de las primarias de Nuevo Hampshire, en las que sus perspectivas eran pésimas. Según la última encuesta publicada este domingo por la CNN, la intención de voto con que contaba en este Estado era del 6%, a años luz del 50% de Donald Trump y del 39% de Nikki Haley. En las encuestas nacionales, el gobernador de Florida se hallaba a cerca de 50 puntos de Trump y había caído por detrás de la exgobernadora de Carolina del Sur.

La retirada de DeSantis deja las concurridas primarias republicanas de hace unos meses como cosa de solo dos: Donald Trump y Nikki Haley, aunque con enorme ventaja para el primero. Empezaron con más de una decena de contendientes. Se retiró el alcalde de Miami, Francis Suárez, al quedarse fuera del primer debate, en el que pasaron el corte ocho candidatos. De aquellos, se fueron retirando oficialmente el exvicepresidente Mike Pence; el senador por Carolina del Sur Tim Scott, el gobernador de Dakota del Norte, Doug Burgum, y el exgobernador de Nueva Jersey, antes incluso de que se empezase a votar. Tras los caucus de Iowa tiraron la toalla Asa Hutchinson, que en la práctica nunca había contado, así como Vivek Ramawamy. Burgum, Scott, Ramaswamy y DeSantis han pedido el voto para Trump.

Una candidatura a la baja

Hace algo más de un año, cuando se empezó a especular con la entrada de DeSantis en campaña, aparecía como un rival formidable para Trump. Las primeras encuestas de las primarias sugerían que estaba en una posición fuerte como para desafiar al expresidente, especialmente después de su éxito arrollador en la reelección como gobernador de Florida en noviembre de 2022.

DeSantis tuvo inicialmente el apoyo de grandes donantes republicanos y amasó decenas de millones. Sin embargo, el gobernador de Florida fallaba en aspectos básicos de la relación política. No saludaba ni sonreía con naturalidad y parecía permanentemente impostado. Tampoco se atrevía a atacar de lleno a Donald Trump, por temor a indisponer a las bases del partido. Al final, cayó en la irrelevancia.

DeSantis chocó pronto de lleno con la realidad. Empezó con mal pie la campaña con un anuncio oficial de su candidatura en mayo plagado de fallos técnicos. Luego no resistió los ataques de Trump ni fue capaz de sobresalir en los debates entre candidatos.

Perdió por 30 puntos porcentuales de diferencia frente a Trump los caucus de Iowa, que le favorecían por tratarse de un Estado conservador y religioso. Había prometido ganar allí hasta que vio que era imposible.

El gobernador de Florida tenía previsto reincorporarse a la campaña de Nuevo Hampshire este domingo, pero finalmente ha abortado esos planes. Tras los caucus de Iowa había intentado hacer campaña en Carolina del Sur, consciente de que sus perspectivas eran malas en Nuevo Hampshire, pero tampoco en dicho Estado su campaña lograba tracción. Finalmente, ha decidido volverse a Tallahassee, la capital de Florida. DeSantis se retira con la honrilla de haber quedado al menos segundo en los caucus de Iowa.

El gobernador de Florida notificó su decisión de retirarse a los principales donantes y simpatizantes a través de una serie de conversaciones telefónicas y mensajes de texto de altos cargos de la campaña, según dos personas que recibieron dichas comunicaciones citadas por AP que hablaron bajo condición de anonimato para revelar esas conversaciones privadas. Las sospechas de una retirada habían empezado a extenderse después de que DeSantis diera la espantada en varias entrevistas televisivas programadas para este domingo.

DeSantis escribe en el tuit del vídeo en que anuncia su retirada una cita de Winston Churchill: “El éxito no es definitivo, el fracaso no es fatal: lo que cuenta es el valor para continuar”. ¿Continuará en 2028?

Siga toda la información de las elecciones en Estados Unidos en nuestra newsletter semanal.

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites

_