Dom. Mar 3rd, 2024

Este jueves 13 de julio debería haber comenzado por fin la campaña para la segunda vuelta de las elecciones presidenciales en Guatemala del 20 de agosto. De hecho, el recuento de votos en la primera vuelta, ordenado por la Corte Constitucional a pedido de nueve partidos políticos que no quisieron reconocer su derrota frente al Movimiento Semilla («movimiento de semillas»), un partido progresista hasta ahora marginal en el espectro político y que quedó segundo, no cambió nada en el resultado preliminar, anunciado tras las elecciones del 25 de junio.

Lea también: En Guatemala, el tribunal electoral suspende los resultados de la primera vuelta de las elecciones presidenciales a pedido de la Corte Constitucional

El Tribunal Superior Electoral (TSE) confirmó, el miércoles 12 de julio, una segunda vuelta entre Sandra Torres, de la Unión Nacional de la Esperanza (UNE, derecha), quien terminó primera frente a Bernardo Arévalo, del Movimiento Semilla. Este anuncio oficial de los resultados de la primera ronda dio el pistoletazo de salida al campeonato, tras diecisiete días de incertidumbre.

Contó sin la trampa del “pacto corrupto”, esa alianza informal de políticos, oligarcas y empresarios, que se infiltra en las instituciones del país, en conexión con el crimen organizado, empeñados en mantener el poder y sobre todo no correr el riesgo de que pase. en manos del pequeño partido Semilla, surgido del levantamiento popular contra la corrupción de 2015.

Así que este miércoles, justo antes del anuncio del TSE, la fiscalía, famosa por sus múltiples cruzadas de cuatro años contra magistrados anticorrupción, periodistas independientes y, más recientemente, contra figuras políticas, hizo llover las esperanzas de los demócratas en un breve video. , publicado en las redes sociales. Rafael Curruchiche, jefe de una de las delegaciones de la fiscalía, la Fiscalía Especial contra la Impunidad (FECI), anunció en este discurso de dos minutos “ un nuevo caso de corrupción denominado “Corruzione Semilla”, por el cual el juez Fredy Orellana ha ordenado la suspensión del partido político Semilla”.

persecución judicial

La fiscalía supuestamente descubrió la falsificación de cerca de 5.000 firmas cuando se creó el partido en 2018. También supuestamente identificó un pago ilegal para recolectar estas firmas, lo que podría constituir un delito de lavado de dinero, según Rafael Curruchiche, quien concluyó su discurso agitando el puño. y prometiéndolo «La fiscalía continuará asegurando el estricto cumplimiento de la ley». Sin embargo, según los constitucionalistas inmediatamente cuestionados por los medios locales, el juez Fredy Orellana nunca podría haber tomado una iniciativa, mientras que el artículo 92 de la ley electoral establece expresamente que un partido político no puede ser suspendido cuando se está celebrando una elección. “Por otro lado, un juez penal no tiene jurisdicción sobre la ley electoral, eso es sólo competencia del TSE”, subrayó el constitucionalista Edgar Ortiz al periódico Prensa Libre.

Todavía tienes el 56,74% de este artículo para leer. Lo siguiente es solo para suscriptores.