Dom. Mar 3rd, 2024

La Roja está de vuelta. Más de diez años después de reinar en el mundo del fútbol, ​​España vuelve a lo más alto con un camino más estrecho, la Liga de las Naciones, ganada a Croacia (0-0, 5-4 fichas), el domingo 19 de junio, en Róterdam (Holanda ). Tras ganar la Eurocopa 2008, el Mundial de 2010 y la Eurocopa 2012, España sucede a Portugal (2019) y Francia (2021) tras la primera final de este nuevo torneo disputada en los penaltis.

El especialista en ejercicios Croacia se retiró, Rennais Lovro Majer y luego el delantero centro del Dinamo Zagreb Bruno Petkovic después de ver a Unai Simon detener su intento. Sin embargo, Aymeric Laporte había ofrecido un respiro a los croatas, golpeando el larguero en el último lanzamiento de la racha de cinco juegos. Sin embargo, el defensa de origen francés se tomó la revancha, dos años después del fracaso en la misma fase de la competición, precisamente ante los Blues (2-1), en Milán.

También es revancha para el nuevo técnico español, ya en peligro tras su segundo encuentro al frente de la Roja -derrota en Escocia (2-0)- y que ganó un trofeo tras el cuarto. La generación Rodri, plasmada por Luis Enrique y retocada por Luis de la Fuente, se ha afianzado como fuera, en un ambiente loco con las canciones de los croatas.

Lea también: Liga de las Naciones: España llega a la semifinal tras ganar 1-0 en Portugal

Los croatas aún terminan con la medalla de plata, como en la Copa del Mundo de 2018, y suman esta medalla a las dos medallas de bronce de las Copas del Mundo de 1998 y 2022, pero aún sin oro. Pueden consolarse con el título no oficial de mejor público de Europa y esperar que su capitán, Luka Modric, de 37 años, no quiera retirarse internacionalmente por este fracaso.

Más de 25.000 aficionados croatas

Por suerte había este ambiente para olvidar una final que no cumplió las promesas de los anteriores duelos entre ambos equipos. El bullicioso estadio De Kuip, que parecía un gigantesco tablero de ajedrez, ocupado casi exclusivamente por camisetas de cuadros rojiblancos, a excepción de dos palcos amarillos y rojos para los 6.000 españoles. Anunciados 25.000, los croatas eran mucho más numerosos.

Lea también: Mundial 2018: en Croacia «el fútbol lo pone todo patas arriba»

Pero vestidos de azul, los croatas no lograron contagiar esta fiebre por el suelo. Si la posesión les favorecía, España dispuso de más ocasiones, la primera de Álvaro Morata (9YGavi (12Y), Marco Asensio (57Y) o Rodri (66Y). Croacia tuvo su oportunidad de Andrej Kramaric o Mario Pasalic, contrapuesto por el «francés» Robin Le Normand (24Y) antes de golpear posteriormente la red lateral (61Y). Los de Vatreni no mejoraron la posesión de balón porque Petkovic, que entró por Pasalic (62Y), tomó muchas malas decisiones, a veces enojando a sus compañeros de equipo. Y el desgraciado falló el tiro fatal a puerta…

Ansu Fati podría haber evitado la prórroga si el aún excelente Ivan Perisic no hubiera hecho una parada milagrosa en su línea: los jugadores ya habían salido del banquillo español para correr y celebrar el gol. Pasado el tiempo reglamentario, Nacho también logró atajar, taponando el balón en los pies de Lovro Majer, que corría hacia la portería (100Y). Casi todo el estadio pidió penalti, pero el gesto fue regular.

Finalmente, Dani Olmo, ex Dinamo Zagreb de 16 a 22 años, «masticó» dos nuevos puntos de partido (104Y108Y). Pero esta vez España aguantó con nerviosismo después de dos eliminaciones en rápida sucesión contra Italia y Marruecos.

El mundo con AFP