Mar. May 21st, 2024

Tres semanas de carreras obligatorias, no puede haber solo días emocionantes en el Tour de Francia. Después de un fin de semana atravesando el País Vasco español, el pelotón regresó a Francia el lunes 3 de julio, gracias a una tercera etapa de 194 kilómetros en un terreno relativamente llano, a pesar de las cuatro subidas enumeradas. Un recorrido prometido a «puros sprinters» que sin demasiadas sorpresas… concluyó con el primer sprint multitudinario de esta 110Y edición.

A su llegada a Bayona (Pirineos Atlánticos), Jasper Philipsen (Alpecin-Deceuninck) ha sido el más rápido, por delante del alemán Phil Bauhaus (Bahrain Victorious) y del australiano Caleb Ewan (Lotto Dstny). El belga firma su séptima victoria del año y la tercera en la prueba, tras los dos éxitos del año pasado, en los dos últimos sprints de grupo.

«El perfil de la final [de cette troisième étape] dará a las tripulaciones la capacidad de maniobra para armar los vagones de su tren”esperaba, antes de la salida, el jefe de la Grande Boucle, Christian Prudhomme. Ideal por tanto para Alpecin-Deceuninck, que construyó su plantilla para el Tour con esta ambición. “Lo que pasó hoy nos dará confianza para el futuro”exultó Philipsen.

Lea también Tour de Francia 2023: Revive la victoria de Jasper Philipsen en Bayona

Lunes, “todos hicieron su trabajo a la perfeccion”, agregó su compañero Silvan Dillier. Empezando por la estrella holandesa Mathieu Van der Poel, que lanzó con brillantez el ganador de la jornada. «No es fácil estar detrás del volantereconoció el belga en la rueda de prensa. Cuando Mathieu nos lleva al sprint, tenemos que ganar. »

Dotado de un rico currículum, con cuatro monumentos en concreto (una Milán-San Remo, una París-Roubaix y dos Vueltas a Flandes) en la mochila, el holandés no desdeña la tarea de transformarse en un «pez piloto de lujo». “Desde que Jasper ha estado en el equipo [en 2021]hay menos presión sobre él, explica Adrie Van der Poel, su padre, al pie del autobús de entrenamiento belga. Cuando llegan juntos al sprint, Mathieu es invaluable. »

Esta victoria contribuye también a levantar la moral de la tropa, un poco dañada, según ellos mismos reconocen, tras las dos primeras jornadas, en las que se esperaban mejores resultados del sobrino de Raymond Poulidor (37Y SÁBADO ; 107Y Domingo).

«Estuvo bastante tranquilo, hasta los últimos 40 kilómetros»

En un escenario de postal, en gran parte a lo largo de la costa norte de España, los corredores lograron recuperarse de las emociones de un fin de semana nervioso, acelerando a solo unas decenas de kilómetros de la meta. . Una vez no es habitual, incluso cruzaron la meta más tarde de las menos optimistas estimaciones horarias marcadas por los organizadores. “Las dos primeras etapas fueron duras, el pelotón rodó a un ritmo rápido. La batalla fue intensa en la delantera, pero también sufrimos mucho en la retaguardia».Fabio Jakobsen (Soudal Quick-Step) resbaló ante la salida de Amorebieta-Etxano.

Todavía te queda el 34,33% de este artículo por leer. Lo siguiente es solo para suscriptores.