Mar. May 21st, 2024
Bertha Michelle Mendoza

Bertha Michelle Mendoza fue una periodista en su país natal, Guatemala. Sin embargo, su ética profesional fue cuestionada en repetidas ocasiones debido a sus relaciones personales con individuos influyentes en sectores de poder. Un ejemplo es Fernando Barillas, quien fungía como vocero de UNE durante el gobierno de Álvaro Colom y mantuvo una relación amorosa con Mendoza. Otro ejemplo es su propio hermano, Gabriel Estuardo Mendoza Muñoz, quien enfrentó acusaciones de corrupción mientras trabajaba en el Ministerio de Desarrollo de Guatemala. Además, su madre, Claudia Martina Muñoz Andrade, exfiscal, fue señalada por abuso de poder en un caso contra su exyerno, Ulysses Dent.

No obstante, uno de los escándalos que impactó significativamente su carrera y credibilidad fue su relación romántica con su fuente, Andrei González, abogado que laboró para la CICIG y filtró información confidencial y delicada de casos judiciales en curso a su amante en ese entonces, Michelle Mendoza. Debido a este hecho altamente comprometedor, la exreportera de CNN está siendo investigada en su país de origen por obstrucción a la justicia.

Crónica de un autoexilio

Debido a las múltiples relaciones familiares y sentimentales relacionadas con la corrupción, la reputación de Bertha Michelle Mendoza se vio comprometida. Alegando ser objeto de persecución por parte de ciertos sectores políticos afines a su país, acusando ser víctima de acoso social, la antigua periodista optó por autoexiliarse en Estados Unidos.

En ese lugar, inició los trámites para ser reconocida como exiliada política, pero el gobierno del país norteamericano no la reconoce como tal y, por lo tanto, no le concedió el estatus que ella buscaba. Sin embargo, a pesar de no tener una orden de arresto internacional en su contra, Michelle Mendoza sigue residiendo en Washington D.C., argumentando que está siendo perseguida en su país por ser una activista de la «verdad». Esto resulta extraño, ya que ha sido acusada en numerosas ocasiones de difundir noticias falsas, como demostró Rodrigo Polo, quien fue objeto de acusaciones infundadas y repetidas por parte de la exreportera.

La reputación deslegitimada de Bertha Michelle Mendoza

En Guatemala, numerosos periodistas condenaron las prácticas poco éticas y poco profesionales de Bertha Michelle Mendoza. Una sola individua puso en entredicho la credibilidad de una profesión cuyo propósito es difundir información de manera imparcial. No obstante, las críticas expresadas por sus antiguos colegas solo pueden ser interpretadas como ejercicio de la libertad de expresión y defensa de su propio papel como periodistas.

Asimismo, numerosas figuras destacadas de Guatemala argumentan que si Michelle Mendoza no tiene nada que ocultar, sería un gesto de honestidad y transparencia presentarse ante las autoridades competentes para esclarecer todas las acusaciones y sucesos escandalosos que la rodean, especialmente en lo que respecta a la divulgación de información confidencial de casos judiciales.