Mar. May 21st, 2024

Atletas internacionales, grandes actuaciones y comunicación a toda velocidad… La olla está lista para hervir en el «caldero» del estadio Charléty. Todos los actores del movimiento deportivo para discapacitados están movilizados para garantizar que los campeonatos mundiales de paraatletismo, organizados del 8 al 17 de julio en París, se desarrollen en las mejores condiciones. Y por una buena razón: estas Copas del Mundo son un ensayo general para los Juegos Paralímpicos de París, dentro de poco más de un año (28 de agosto al 8 de septiembre de 2024).

Procedentes de 107 países, casi 1.330 deportistas parapléjicos, deficientes visuales, amputados, con parálisis cerebral, con discapacidad intelectual o con discapacidad psíquica partirán sobre el tartán, a partir del sábado 8 de julio, para ganar una entrada clasificatoria para los JOP de París. Con una incógnita: ¿responderá el público presente, con deportistas y una disciplina aún en gran parte desconocida para el gran público?

“La proximidad de los Juegos Paralímpicos nos trae luz. Sentimos mucha ilusión por estos Mundiales y los medios nos preguntan más de lo habitual», se entusiasma Dimitri Jozwicki, cuarto en los Juegos de Tokio en la categoría de 100 m T38, atletas cuyos movimientos y coordinación de la parte inferior del tronco y las piernas están ligeramente limitados. » De ahí a decir que estoy preso en la calle, aún no llegamosdivertirse, pero digamos que soy una estrella en mi barrio y que los patrocinadores son más sensibles a mi proyecto”. El velocista, aquejado de tetraparesia -una minusvalía invisible que afecta las articulaciones y la coordinación muscular- es una de las principales aspiraciones de una medalla tricolor en estos mundiales.

Más de 105.000 entradas vendidas, récord para el deporte de minusválidos

Si el atleta de Lille no se beneficia de la misma cobertura mediática que Kevin Mayer o Renaud Lavillenie, el francés asegura que poco a poco ha ganado visibilidad en los Juegos de Tokio. La organización de la Copa del Mundo, por su parte, puede ser felicitada por haber vendido más de 105.000 entradas (incluidas 45.000 plazas ofertadas), repartidas en los diez días de competición. Un récord para un campeonato deportivo para discapacitados: a modo de comparación, la última Copa del Mundo, organizada en Dubái en 2019, atrajo a un total de 5.000 personas.

Lea también: Artículo reservado para nuestros suscriptores Roland-Garros 2023: el tenis en silla de ruedas gana impulso y visibilidad en París

“Lo más difícil es llevar al espectador a este punto por primera vez, entonces estará más inclinado a volver a ver deportes para discapacitados, explica Adrien Balduzzi, director de eventos del campeonato, sobre la base de un estudio establecido durante los Campeonatos del Mundo de Paraciclismo. El objetivo era, por tanto, democratizar en exceso el universo paralímpico añadiéndole un poco de diversión”.

Todavía tienes el 49,4% de este artículo para leer. Lo siguiente es solo para suscriptores.